Lunes, 05 Junio 2017 16:49

2017 06 03 noticias palabras egresados header

alabras pronunciadas por Juan Manuel Silva en el grado de la primera promoción de Directores de Fotografía y de la primera promoción de Productores en Colombia.

 

DAR GRACIAS.

Todos los días uno debería agradecer un montonón de gente y a la vida por darnos tantas cosas cada día. Esta noche quiero dar unas gracias especiales. Gracias a nuestras madres, porque sabemos cada cual que, donde quiera que estén ellas, estén en vida o estén en el cielo o estén lejos físicamente de nosotros, siempre nos están apoyando.

Gracias también a los creadores de la Escuela Nacional de Cine y a los creadores de este programa de Cinematografía, y el de Producción, únicos en Colombia. Gracias a todos los funcionarios de la Escuela y en especial a David Ruíz, porque fue el que aguantó nuestras pataletas, nuestras constantes demandas y reclamos, y también nuestro desorden. El que siempre pensó en nosotros, pensó en que debíamos tener las mejores experiencias con equipos de última tecnología, pero también pensó en recargar las baterías para que al día siguiente pudiéramos salir a filmar.

 ¿QUÉ SON LOS ESTUDIOS DE DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA CINEMATOGRÁFICA?

Este año pasado juntos, significa un gran logro para todos nosotros. ¿Cómo hablar de todo esto?,  ¿Y qué es esto de Estudiar cinematografía, dirección de fotografía?

En principio uno creería que es sencillamente el hecho de poner una cámara y ya, que la vida rueda ante nuestros ojos y ante nuestra cámara.

2017 06 03 noticia palabras grado

¿Acaso había que estudiar durante todo un año? ¿Si se justificaron esos milloncitos de pesos que pagamos o que nuestros padres pagaron cada cuatrimestre?, ¿valieron la pena todos los gastos invertidos para sostenernos durante un año de estudios?

Realmente el fotógrafo de cine, el cinematografista, tiene que dominar muchos aspectos.  ¿Cómo se fabrica una imagen?, ¿cómo es la artesanía de una imagen?

Voy a mencionar en estos minutos apenas unos aspectos de toda la complejidad que significa filmar.

Por ejemplo algo aparentemente tan sencillo como ¿cuál va a ser el soporte de esa cámara?, ¿me voy a mover con la cámara?, ¿quiero que ese movimiento sea sacudido como cuando uno tiene la cámara en mano, o la voy a poner sobre unos rieles para dar un movimiento muy suave?  ¿Y cuando el actor se levante o se siente cómo puedo anticipar su movimiento? , ¿Cómo me voy a acercar a su rostro para captar esa expresión? Bueno, entonces, nos tocó estudiar todos los soportes de cámara, como los trípodes, cómo los opero, o qué hacen las grúas, los steadycams [que son unos arneses que uno se coloca en el torso y que sostienen la cámara en un eje y que pesa toneladas pero que implica para el operador de steadycam moverse de una manera muy particular para anticipar el movimiento del eje de la cámara] y los ronins, otro instrumento de soporte y muchas más posibilidades de soportes y movimientos.

Fue así como un sábado por la tarde en noviembre entusiasmamos a todo un parque y por lo menos a 15 niños y niñas para que nos acompañaran a realizar un increíble movimiento de cámara que soportado en un ronin, pasaba por entre los columpios, por entre los rodaderos y por los juegos de niños y en medio de  la cancha de fútbol, y cuyo principal artesano fue Ronald Arias. Ronald corrió con la cámara y todos corrimos detrás, los niños y los demás operadores de cámara que nos la íbamos pasando unos a otros. Fue épico, ahí quedaron las imágenes grabadas; vale la pena muchos de los ejercicios que hicimos como el comercial de un vino, que fue nuestro último trabajo. En este se distinguieron Pablo Pimiento por la Dirección de Fotografía, Emilio Cristancho, como Gaffer, Lucho Barrera y por la también excelente post-producción y colorización Aduar Arias.

Y ¿cómo opero esa cámara, porqué los menús son ahora tan complejos?, ¿cuántos pixeles hay en el sensor y cuál es la diferencia entre 8 bits y 12 bits?, ¿filmo en Raw o en pro-res 444 HQ?, ¿qué espacio de color voy a utilizar? Resulta que el mundo de la imagen digital ha cambiado asombrosamente la forma de filmar en los últimos 10 años.

La cantidad de información en las cámaras digitales es tal, que no hay en este momento dispositivos de visualización ni en el set, ni en la cámara, ni en los televisores, ni en las pantallas que puedan restituir lo que las cámaras digitales pueden captar; y en unos años, todo será HDR, Alto Rango Dinámico, los dispositivos que permitirán ver lo que ahora captan las cámaras pero que no podemos visualizar por ahora serán todos HDR. Es una experiencia increíble. La pantalla de HDR hoy cuenta 40.000 dólares y dentro de unos años será de consumo masivo... Explicar por qué, nos llevaría un buen rato, pero nosotros los estudiantes no solo sí teníamos que entender el HDR, sino que tendremos que seguirlo estudiando en los próximos años, porque va a ser un cambio gigantesco en el mercado, e igual nos tocará lo mismo con todas las innovaciones que irán apareciendo.

Parte de lo que tuvimos que aprender fue aprender a estar aprendiendo constantemente.

Otra de las materias más interesantes fue la de Arte para fotógrafos. ¿Qué paleta de colores se va a utilizar, qué texturas en los vestuarios, qué contrastes, por qué este mobiliario y este vestuario y por qué no este otro? Para entender bien el trabajo del diseñador de arte, nos tocó trabajar un guion, aprender a diseñar el escenario de ese guion y a pintar los muros de ese monasterio, a crear las rejas... ¿Y cómo voy a hacer como fotógrafo para que ese arte quede bien filmado?

Listo, el Arte de la escena  está listo, ¿y ahora por qué nos tocó aprender a cargar bolsas de arena y a ponerlas por todos lados en todos los trípodes de luces de cámara, de banderas, de difusores? Porque resulta que la seguridad es primordial en medio de un conjunto de personas estresadas por los tiempos de entrega y por la calidad de lo que se está haciendo. Después de varias noches demasiado cortas, de varias semanas de dura faena, la vigilancia se ralentiza y los reflejos se pierden. Ahí la seguridad es primordial porque siempre los imprevistos pueden ocurrir. Ahí son vitales las bolsas de arena, eso lo aprendimos a nuestras despensas, cometiendo errores también, y también aprendimos a asumir nuestros errores.

¿Y ahora, cómo expongo la escena?, ¿qué luces utilizo?, ¿qué diferencia hay entre unas luces de tungsteno y unos HMI?, ¿en dónde las sitúo?, ¿y cuál es la luz que le queda mejor a esta actriz?, ¿cómo la distancia de esa luz va a influir en mis sombras, serán sombras duras o sombras suaves? ,¿Cuáles son las distintas zonas de luces en mi imagen? Tengo unos brillos, tengo unos oscuros. ¿Los Blancos estarán muy estallados y los negros profundos tendrán información?, ¿cuál es la diferencia entre un negro con detalle y un gris muy oscuro?,¿ó entre un gris claro y un gris medio claro? Las cámaras digitales y los dispositivos de visualización HDR van a ser capaces de ver 40 tonos distintos entre negro y blanco cuando hoy en día ven 14 si mucho. Ver la imagen en tonos de grises es increíble. Y, ¿cómo filtro y difuso esas luces, qué temperatura de color les doy? ¡Estudié ciencia de la iluminación...! Y estudié historia de la pintura.

Ah listo, ¿ya podría empezar a filmar?

¿Pero qué es mejor, un gran angular o un zoom? El aspecto de las ópticas, de cuáles son los lentes y qué diferencias narrativas generan es muy importante también. Así tenga el mismo cuadro filmarlo con un 16 mm o con un 85 mm es totalmente distinto. Esto lo vimos también en detalle. Me gustaría mostrarles estos aspectos que fuimos descubriendo a lo largo del año pero la verdad no hay tiempo. Tampoco me puedo detener en todo lo que fue la composición de la imagen que también estudiamos.

¿Y si filmo este plano desde aquí, cuál va ser el plano siguiente que me va a permitir narrar con fluidez?, ¿esos dos planos sí se coordinan entre si?, ¿la luz del uno cuadra con la luz del otro plano o se va a notar un salto?, ¿cómo se va a montar lo que estoy filmando? Desde la filmación debemos estar pensando en el montaje.

Nuestra labor como fotógrafos es permitirles al director y a los actores dar lo mejor de ellos mismos sin tener que preocuparse por toda la parafernalia técnica alrededor de ellos, y que todo funcione como un relojito. Que la cámara capte sin problema ese momento genial en que esa actriz entregó lo más profundo de ella misma, para entregarle al espectador una verdad que lo conmueve. Y nosotros silenciosos detrás de la cámara, haciendo que todo fluya.

Aprendimos también todo lo que se necesita ANTES para poder llegar a ese momento de filmación, es decir, toda la pre-producción específicamente para la dirección de fotografía, ¿qué se necesita para filmar en buenas condiciones?, ¿cómo es la locación, cabrá mi cámara en ese sitio, dónde conecto las luces, voy a necesitar planta?, ¿a la hora prevista de filmación de ese plano con luz natural del sol, en dónde estará situado el sol, será que va a estar muy duro, será que voy a tener que difumarlo? ¿Cuál es mi lista de cámara, de lentes, de soportes de cámara, de luces, de grip, de difusores, banderas, filtros y de consumibles que tengo que pedir a producción?

¿Cuál es el plano de luces?, ¿en dónde voy a situar la cámara? ¿Cuánto tiempo me demoraré en cada plano? ¿Es mejor filmar todo lo de esta locación de una sola vez o puedo hacer un cambio de iluminación ágil en otro lado mientras se preparan los actores?

Y no solo es la filmación. De nuevo con el poder de la imagen digital hay un campo de las post-producción que se ha abierto para el responsable de la imagen: el campo de la colorización. ¿Por qué Storaro en la última película de Woody Allen, que tal vez vieron, “Café Society”, utilizó tonos cálidos para las escenas de California y tonos fríos para las escenas de Nueva York?, ¿Por qué en la serie de televisión “Pambelé”, la infancia de Pambelé está en ciertos tonos, el ascenso en otros tonos y su lamentable derrumbe en otros? ¿Qué tanto se hizo en el momento de la filmación, qué tanto en el momento de la colorización? Todo esto lo debe dominar el director de fotografía.
Y todo también depende de a qué pantalla final va mi producto: ¿a una pantalla de cine?, ¿a la televisión?, ¿a redes?, ¿a Youtube?, ¿a Netflix? ¿A todas al mismo tiempo? ¿Qué codecs?, ¿qué compresión debo utilizar para cada pantalla?

¿Muchos parámetros? Sí, muchos.

¿Se justificaron todas esas horas, todos esos maravillosos profesores que nos compartieron generosamente su conocimiento? ¡Se justificaron!

CONSTRUIR UN SUEÑO JUNTOS

Hablaba hace un momento Juan Pablo Soto de ese sueño de niño de hacer películas...

Llegar a la realización final de un producto cinematográfico significa que un montonón de personas tuvieron que coordinarse para que eso fuera posible. Soy de los que al final de las películas se queda para ver todos los créditos finales hasta el último, y es increíble la cantidad de gente involucrada. Es una obra colectiva.

Es un sueño construido entre muchos, nuestros compañeros de producción que hoy se gradúan con nosotros nos son indispensables. Si ustedes no gestionan la financiación y no planifican la producción y la  distribución y la exhibición de lo que filmamos, nunca llegaríamos al público. Sí, ustedes también nos necesitan, y nosotros a ustedes.

¡Ah!, pero qué difícil construir un sueño entre muchos cuando lo que mi ego quiere es decir “yo hice esa película”, “yo soy el autor”, “yo la produje” “yo soy el director”, y cuando durante el proceso de fabricación lo que cuenta es “como yo veo las cosas” porque “mi manera de hacerlo es la mejor”. Hay que poner esta luz aquí y esta cámara aquí y filmar asá. Bien es sabido que cada cual mata las pulgas a su manera... Bueno, pues durante este año nos tocó aprender a trabajar juntos. Nos tocó aprender a tener paciencia, a esperar nuestro turno. Nos tocó aprender a mandar y también aprender a obedecer.

Porque este es un arte (y una industria) colectivo. Si aprendemos a trabajar juntos aprenderemos también a construir un mejor país que no solo tenga una identidad audiovisual propia y una memoria de sí mismo sino en el que sea posible construir juntos unos sueños de una nación mejor para sus habitantes. En el que sea posible construir juntos esta mejor sociedad.

Este mundo del cine tan complejo fue el que nos trajo aquí a todos nosotros estudiantes de cinematografía y de producción.

Un día uno de nuestros profesores nos preguntó: ¿y ustedes porqué quieren estudiar cine? Lucho Barrera contestó: “porque es lo que me hace feliz”.

EL MUNDO FASCINANTE DE LAS IMÁGENES

Es paradójico que sea ahora el turno de las “palabras de los estudiantes”. Nosotros vinimos a estudiar a la Escuela fueron las imágenes y no las palabras.
Se dice que una imagen vale más que mil palabras. ¿Por qué tenemos que pasar por este ritual de las palabras? En lo personal estoy más bien peleado con las palabras, muchas veces estoy es en lucha contra las palabras.

Especialmente cuando se trata de escribir guiones para cine por ejemplo. El guion, que es el fundamento de la película pero es lo que más se me dificulta, llevo una ardua batalla contra una hoja en blanco. En cambio, en un momento cualquiera cojo una cámara, tomo un par de fotos o hago un pequeño vídeo y el mundo se aclara, dejo el testimonio de este instante, capto la luz especial de la tarde que le llegaba al rostro de mi mujer, y que le daba un matiz especial, o preciso le capté esa expresión tan especial de mi hijo cuando explica algo, y me siento realizado.

Y una imagen es lo que me permite ir más allá de las palabras, de los adjetivos correctos o de cómo está escrita y estructurada la oración o el texto o la narración, y esa imagen me permite transmitir un algo indefinible que no se reduce solo a un sentimiento, que no es solo un pensamiento que no se traduce solamente en palabras.

Es una totalidad captada gracias a la magia de unos aparatos que se inventaron hace apenas un poco más de un siglo pero que han hecho que la humanidad se vuelque toda a auto-contemplarse en las imágenes audiovisuales, a reconocerse, a entenderse y a vivir a través de las imágenes también.

Es el mundo fascinante de las imágenes y fue ese mundo el que vinimos a estudiar a la escuela.

Sí, estamos aquí y nos metimos tantas y tantas horas de estudio en las venas porque esto es lo que nos hace felices.
Esta ceremonia, este ritual que nos convoca, que trae a nuestros seres queridos muchas veces de otras ciudades, de Ibagué, de Yopal, de Cali, de otros sitios, marca el final de una etapa y el inicio de otra.
Hay un antes y un después de hoy. -Es un pasaje a otra vida, un cambio que se anuncia.

La institución dice “nosotros certificamos que ustedes tienen estas capacidades”. Y Esta es la primera promoción del país específicamente centrada en Dirección de fotografía y la primera centrada en Producción.

Pero, ¿y ahora? Un mundo inmenso allá afuera nos espera. Pero nos acecha igual el miedo, el miedo a no poder entrar en la industria, el miedo a no sostenernos, el miedo a no “triunfar”. ¿Qué es “el triunfo”, el “éxito”?, ¿ser conocido, ganar mucho dinero? Algunos llegan a la fama y al dinero, pero la pregunta es lo que nos trajo aquí, lo que contestó Lucho Barrera: ¿son realmente felices?

Esa es la pregunta importante.

¿Cómo llegar a un triunfo que sea el triunfo para nosotros mismos, que signifique que fuimos felices por el camino que tomamos? Entonces el camino en que somos felices es igual de importante, que la meta que nos propusimos. El camino.

Por eso quiero terminar estas palabras con las palabras de otro que supo decirlas mucho mejor que yo, de un poeta griego, ConstantínCavafis que algunos probablemente ya conocen. que habla precisamente de ese largo camino, en este caso el camino para llegar a Ítaca:

ÍTACA

Cuando partas de regreso a Ítaca
pide que largo sea el camino,
y lleno esté de experiencias y conocimiento.

No toparás con cíclopes ni con lestrigones ni con
el irritado Poseidón
si tu pensamiento es elevado, si una sublime
emoción embarga tu espíritu y tu cuerpo y
si tu alma ante ti no los convoca. 

Pide que largo sea el camino
y muchas las claras mañanas
en que desembarques en puertos que entonces descubres. 

Detente en fenicios comercios
compra sus mercaderías
nacar, coral
ébano, ambar,

Y voluptuosos perfumes
cuantos puedas voluptuosos perfumes. 

Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios. 

Siempre en tu mente ten a Ítaca.
Llegara allí es tu destino.
Mas no apresures el regreso.
Que dure mejor largos años. 

Que llegues allí ya en tu vejez,
rico con todo lo ganado en el camino
sin pensar que Ítaca te va a enriquecer. 

Ítaca te dio tu camino.
Sin ella no habrías empezado el viaje.

Aún si la encontraras pobre, Ítaca no te habría engañado.

Como sabio, sabia, te habrás hecho con tanta vivida experiencia,
Entender podrás cabalmente
Qué es
Qué significa Ítaca.

Juan Manuel Silva
Mayo 26 de 2017

Last modified on Viernes, 16 Junio 2017 16:20
Domingo, Septiembre 24, 2017
© 2010 Escuela Nacional de Cine. Derechos reservados
Carrera 16 No. 51a-33 | PBX (+57-1) 609-0096 | (313) 391-4897 | Bogotá, Colombia
Diseño y Desarrollo | Lab Design